*

Una vergüenza: ¡Daniel y Simoney no se saben los puntos cardinales!

LO QUE PASÓ PASÓ

Comenta esta nota