*

Dan a conocer cinco razones para no tener sexo en la mañana

Entre otras, te atrasa en llegar al trabajo y te inhibe en tus manifestaciones de placer

Relacionados

Muchos afirman que tener sexo a primera hora es maravilloso, la mejor forma de comenzar el día con el pie derecho. Pero especialistas indican que hay cinco razones que van en contra de la popular “mañanera”. Las justificaciones a esta tesis son las siguientes:

1. Te hace llegar tarde al trabajo: Podrías tardarte 10 minutos, pero ¿quién te dice que el asunto no se pondrá bueno y se te pasará el tiempo? ¿Acaso planeas voltear al reloj cada dos segundos? Seamos realistas: si decides hacerlo al despertar, tu puntualidad podría verse severamente afectada.

2. No puedes tardarte lo que quieras: Como lo más probable es que no te despiertes una hora antes de lo normal para hacerlo con calma, no terminarás con tu pareja encima sino que con el tiempo encima. Por más que quieras “dejarte llevar” tu cabeza te repetirá una y otra vez que te espera un día lleno de trabajo, llegando incluso a ver aparecer a tu jefe en el dormitorio.

3. Tu mal aliento te causa inseguridad: Pocas cosas son tan matapasiones como el aliento mañanero. Así que lo más probable es que tu sesión erótica diste mucho de ser como en las películas. Hay tres alternativas en el tema: evitar los besos por completo, aprender a adorar su olor matutino o tener una caja de pastillas mentoladas en el velador. Siempre salvan.

4. La sesión post sexo tiene que esperar: Tan sólo terminen de hacer “lo suyo”, se sacarán de encima las sábanas y saldrán corriendo de la cama para ducharse. Tendrán que ahorrarse los regaloneos, el apapacho, el cigarrito y la infaltable siesta. Pero la ventaja es para aquellos que no demuestran sus sentimientos, porque se ahorrarán el momento cuando su pareja les pregunte “¿me amas?”

5. Tienes que reprimir tus manifestaciones de placer: Los niños se levantan temprano para ir al colegio. Así que, si eres prudente y quieres evitar una situación incómoda ante tus críos, tendrás que ser bastante discreto. E inventar una buena excusa si tus hijos te pillan en plena acción, con gritos de por medio.

Comenta esta nota