*

Estos alimentos debes dejar de consumir si quieres cuidar tu vesícula

¡Cuidemos nuestra alimentación!

La vesícula biliar es un órgano muy sensible a obstruirse. Se encuentra adosado al hígado como si se tratara de una válvula. Su principal función es distribuir la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado como parte del procesamiento de las grasas.

Hemos escuchado lo comunes que son las operaciones de vesícula, debido a que este pequeño órgano se tapa con residuos que llegan a la bilis y deja de funcionar. Sin embargo, se puede vivir sin vesícula porque el conducto por donde se comunica el hígado y el intestino asume el papel de depósito de bilis. A este conducto se llama colédoco.

Así como ocurre con el apéndice, la vesícula podría comenzar a fallar cuando abusamos de malos hábitos alimenticios y sobrecargamos de grasa la función hepática. De hecho, hay alimentos que deberían estar en una lista negra para que no tengamos que pasar por el quirófano, por ejemplo:

Frituras

Comida chatarra

Grasas

Embutidos

Frutas confitadas

Bebidas gaseosas

Tortas o postres

Como podemos ver, esta lista es difícil de erradicar, pero el truco es evitar los excesos, pues de allí de derivan múltiples enfermedades y en el caso de la vesícula, la propensión a desarrollar cálculos biliares.

Una de las preguntas más frecuentes sobre el deterioro y parálisis de la función vesicular tiene que ver con los síntomas. Muchas veces no sabemos que requerimos una cirugía, pero si sentimos dolor del lado derecho, malestar en la zona abdominal, fiebre o intolerancia a los alimentos con grasa, es mejor acudir al médico.

Comenta esta nota