*

La ciencia lo dice: arañas e insectos tienen un alto valor nutricional

¿Los comerías?

"Los insectos comestibles son una excelente fuente de proteínas, ácidos grasos poliinsaturados, minerales, vitaminas y fibra", explicó el profesor Mauro Serafini, investigador principal de un estudio sobre el nivel de antioxidantes presentes en insectos y arácnidos y profesor de Nutrición Humana de la Universidad de Teramo, en Italia.

Según la investigación ingerir arácnidos, saltamontes o gusanos de seda tiene un valor nutritivo similar al del consumo de jugo de naranja o aceite de oliva.

Para la elaboración del estudio, se probaron una serie de insectos y animales invertebrados considerados comestibles, en los que analizaron sus niveles moleculares, tanto en lo que se refiere a contenido como a actividad.

"Para tener una perspectiva, usando los mismos parámetros sobre la capacidad de antioxidantes, realizamos pruebas en el jugo de naranja fresco y el aceite de oliva, dos alimentos habituales cuyo efecto antioxidante en los humanos es de sobra conocido", explicó el docente.

El análisis hecho con restos de animales secos diluidos en agua arrojó que un saltamontes aporta 559 kilocalorías por cada 100 gramos; un gusano de seda, 487 kilocalorías; una tarántula, 450, y una hormiga negra, 329.

Comenta esta nota