*

Conoce los alimentos que te ayudarán a sobrellevar el nuevo horario de invierno

Te entregamos varios tips

A partir de este sábado los relojes se atrasaron una hora dando paso al horario de invierno. Esto se realiza para ahorrar energía y contar con más luz natural en las mañanas, pero el cambio en la rutina sin duda causa efectos adversos en las personas, por lo que una alimentación balanceada es clave. ¿Qué alimentos debemos considerar en nuestra dieta? Acá 5 consejos para cargarse de energías.

Para partir el día, como siempre, es importante el desayuno, pero en esta ocasión hay que agregar alimentos que entreguen más energía: el plátano es puro potasio, el que ayuda a reestablecer el balance de agua en el organismo y fortalecer los músculos, además este mineral es un actor importante en las funciones vitales del cuerpo humano, algo fundamental para tener energía durante el día.

La avena, contiene minerales como fósforo hierro, calcio y lecitina, además de ser un carbohidrato complejo, su digestión es más lenta por lo que logra proporcionar energía por mayor tiempo. Entonces, entendiendo la función de estos dos alimentos, no cuesta nada agregarlos a la dieta diaria, puede ser mezclándola con frutos secos, plátano y yogurt. A eso se le puede sumar un rico café que complemente este desayuno energético.

En la famosa colación o “media mañana”, el sueño a veces gana y más cuando el “jet lag” está latente en todos. En ese caso, el chocolate puro (realmente puro) aporta energía suficiente, además ayuda a mantener un mejor estado de ánimo, por lo que está "permitido", siempre con moderación.

En el almuerzo no puede faltar la proteína, ya que son las responsables del funcionamiento de la musculatura y del transporte de los nutrientes por la sangre. Aquí lo que importa es escoger el corte de carne adecuado. “En ese caso los mejores cortes son los de categoría extra magra. En vacuno lo ideal es elegir Posta Negra, Posta Rosada, Posta Paleta o Abastero que son cortes de carne extra magra”, asegura Marcelo Muñoz, jefe del local de Camilo Henríquez de Doña Carne.

“En el caso del pollo, este producto es una carne blanca, por lo que está incluida dentro de las carnes extra magras. Esto siempre y cuando se consuma sin piel”, asegura Muñoz.

Comenta esta nota