*

De peluquera a Mujer Fantástica

Daniela Vega trabajó en un salón de belleza antes de saltar a la fama

El film "Una Mujer Fantástica" ha generado que el nombre de Daniela Vega suene no solo en el ámbito artístico nacional e internacional, sino que también en la política, tras reactivar el debate sobre el proyecto de Ley de Identidad de Género. Aun así, el camino al estrellato de esta gran actriz no fue fácil, por lo que tuvo que trabajar en cosas no relacionadas a su profesión, como de peluquera. 

En 2009 la intérprete llegó como estilista al salón de belleza "Mimos", tras ser recomendada por su amigo John Lambarch, quien trabajaba allí y conocía al dueño, Miguel Mora. En ese entonces, ella tenía 20 años, una imponente cabellera rubia y algo de conocimiento en maquillaje y peinados.

“La conocí como Daniela, como mina. No la vi en su proceso de cambio. Ella entró al salón teniendo más lomo que muchas, con unos tacos inmensos", comentó Miguel Mora a La Cuarta

“Ella a mucha dedicación fue aprendiendo. Se hizo su propia clientela. Nunca nadie la trató mal aquí y si hubiese pasado, lo sacaba a patadas. Es más, un tiempo venían a jotearla y yo los echaba”, agregó. 

Por su lado, Pamela Goro, pareja y socia de Mora, no pudo dejar de llorar de alegría al ver a Daniela Vega en los premios Oscar, luego de que "Una Mujer Fantástica" ganara el galardón como "Mejor Película Extranjera".

 

(Gentileza La Cuarta)

(Gentileza La Cuarta)

(Gentileza La Cuarta)

(Gentileza La Cuarta)

(Gentileza La Cuarta)

Comenta esta nota